4 mayo, 2011

El PP de Lleida propone limitar las ayudas a los inmigrantes incívicos o no integrados



La candidata del PPC a la Paeria de Lleida, Inma Manso, apuesta por “penalizar” a aquellos inmigrantes que incumplen la normativa de civismo o que no se han integrado en la sociedad leridana a la hora de acceder a ciertas ayudas y servicios sociales.

Manso ha presentado hoy sus propuestas en materia de inmigración para una ciudad, Lleida, en la que el 20,4 por ciento de su población es extranjera y en la que viven, según el PPC, cerca de 11.000 inmigrantes sin permiso de residencia ni de trabajo.

La candidata popular asegura que buena parte de este elevado porcentaje de población inmigrante no trabaja, por lo que supone “una carga para la sociedad”, en detrimento de aquellas personas que han cotizado durante muchos años y que ahora, con la crisis, “están dejadas de la mano de Dios porque se tiene que ayudar a los que acaban de llegar”.

“No creemos que sea justo”, sostiene Manso, que cree que los inmigrantes que llevan poco tiempo en España y que han perdido el empleo “pueden ir a buscar trabajo a otro país”, puesto que “no tienen arraigo” y “hay muchas personas aquí con problemas graves” a las que se tiene que ayudar.

Manso explica que hay inmigrantes que se integran y aceptan las costumbres de la sociedad de acogida, aunque hay otros que generan “muchos problemas de convivencia” .

En este sentido, la alcaldable popular propone que a la hora de conceder ayudas “no básicas” a los inmigrantes se tenga en cuenta su arraigo y el cumplimiento de la ordenanza de civismo.

Así, Manso aboga por que estas ayudas “no prioritarias”, como podría ser el acceso a una guardaría municipal, se concedan a aquellos vecinos de Lleida “de larga duración” y que no generan problemas de convivencia.

También propone que se establezca un tiempo mínimo de arraigo para poder acceder a un piso de protección oficial.

Manso considera, asimismo, que hay que reforzar el control en la concesión de ayudas de las distintas administraciones, ya que “puede darse el caso de que una persona sin trabajar obtenga más ingresos que una que trabaja ocho horas diarias para sacar adelante a su familia”.

“Hay personas que trabajan y no tienen derecho a estas ayudas”, advierte Manso, que considera ayudas básicas y por lo tanto universales aquellas que garantizan la comida, el vestir y la vivienda. EFE

www.inmamanso.com


Compartir

Facebook Twitter MySpace Technorati
Menéame Delicious NetvibesYahoo!